Sin duda, la muestra perfecta de las diferencias entre el caracter mediterraneo (italiano, en concreto) y centroeuropeo (alemán, para más señas). Sal y pimienta, frio y fuego, para dar su punto a cada plato.

Leer más